ACTUALIDADDestacadas

Poner en marcha la esperanza y defender nuestros derechos

 

El triunfo en las PASO de la fórmula de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner es un golpe letal para el intento de instalar por la vía democrática, el proyecto de ajuste y subordinación política, económica y cultural que inauguró el gobierno de Mauricio Macri en 2015.

No hay estrategia de comunicación, big data, ni conglomerados mediáticos que puedan torcer la voluntad de un pueblo cuando decide a decir basta y expresar en las urnas el rechazo a la reforma laboral, jubilatoria y educativa, el verdadero programa que Macri y el FMI tenían preparado para después de octubre.

Desde que asumió Macri, junto a estudiantes, trabajadores no docentes y la comunidad toda, organizamos paros, multitudinarias marchas, abrazos, clases públicas, volanteadas en cada rincón del país. Junto a trabajadores y trabajadoras de todos los sectores salimos a la calle rechazando la represión y la persecución judicial, reivindicando el valor de la solidaridad y la defensa de una sociedad que tenga como horizonte la igualdad y el trabajo como principio organizador.

Como docentes e investigadores de la universidad pública, hemos protagonizado estos tres años un ciclo histórico de movilización en defensa del Derecho a la Universidad ante el sistemático ajuste presupuestario, estigmatización de nuestra tarea y desmantelamiento del sistema de producción de conocimiento en la Argentina. No olvidamos que bajo este gobierno la gendarmería y otras fuerzas de seguridad volvieron a irrumpir en las universidades y también bajo este gobierno decenas de rectores fueron perseguidos judicialmente.

La defensa de la educación pública y la universidad ha sido un elemento destacado en la campaña. No es casual que hoy estemos a las puertas de tener a un docente de la UBA como presidente de la nación y a otro como gobernador de la principal provincia de la argentina.

Ayer votamos pensando en todo lo que perdimos pero también para reconstruir la esperanza. Hoy, el poder económico está mandando un mensaje para preservar sus privilegios. Se vienen tiempos donde habrá que combinar la firmeza en la defensa de nuestros derechos y la capacidad de imaginar un futuro mejor para todos. Desde FEDUBA convocamos a todxs los docentes e investigadores a reafirmar este compromiso.